jueves, febrero 25

Despierta la mañana en el campo conejero.












Dicen que despertar al alba es llenarse de vida, de alientos de creación.
Dicen que ver salir al astro sol, renueva energías y limpia el espíritu.
Dicen que tener la suerte de ser partícipe del gran acontecimiento que es el inicio del día, colma de dicha y cura cualquier aflicción.
Dicen que las sombras se disipan para dejar paso a lo esencial, a lo único y verdadero: la magia de la luz.
Y yo, doy las gracias a dioses, meigas, brujas, gnomos, hechizos, conjuros y rezos por dejarme presenciar tanta belleza a la alborada.
Por dejarme entrar en su efímero y gélido abrigo convirtiéndome en una gota más de rocío; en una de esas piedras del borde del camino; en una brisa temprana; en parte de este espectáculo de color, luz y sombras.
Pepa González

jueves, febrero 4

En el antiguo Egipto llamaban a la Bibliotecas "el tesoro de los remedios del alma". Se curaban en ellas de la ignorancia, la más peligrosa de las enfermedades y el origen de todas las demás.



El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho.

Miguel de Cervantes Saavedra



Un libro abierto es un cerebro que habla.

Cerrado un amigo que espera.

Olvidado, un alma que perdona.

Destruido, un corazón que llora.

(Proverbio hindú)


Entrada destacada

Taller de Radio en colegio Sta. María de los Volcanes Nazaret.

La radio es vida, alegría, diversión y frescura.  Hoy hice el programa "La Maresía" por la mañana con el director de la radio Tías...