viernes, diciembre 28

RIMBAUD



Los senderos son ásperos.
Los montículos se cubren de retamas.
El aire está inmóvil.
¡Qué lejos los pájaros y las fuentes!
Tiene que ser el fin del mundo, si avanzamos.

(Rimbaud)





RIMBAUD




¡La hemos vuelto a hallar!
¿Qué?
 La Eternidad....
Es el mar mezclado con el sol.

(Rimbaud)






Gala Benéfica Timple, Calor y Café

La revista Mass Cultura dio cobertura a la Gala Benéfica Timple, Calor y Café. Gracias Syra Jiménez Pajarero por esta bello post.






El jueves 20 de diciembre se celebró la gala benéfica “Timple, calor y café” en el Teatro de San Bartolomé. Fue presentada por Oliva López quien la definió como un acto de solidaridad, de poesía en sí misma y con un aire sencillo.

Antonio Fernández Casanova recitó el primer poema creado con especial cariño para la Asociación “Calor y Café” precisando la capacidad de sus integrantes por ayudar al indigente, le siguió “Amor de fuego” en el que con gran emoción afirmó que la llama nunca se apaga. Su tercer poema “Volando al cielo” lo dedicó a Jaime Arranz Morales, recientemente fallecido y compañero de versos.

Ricardo Flores Sánchez-Pastor y Víctor Hernández dieron voz a los poemas de Pepa González. Entre ellos: “No respiro”, “Inmóvil”, “Aguardando” y “Recordando a Lope”.

A continuación Reyes Tabares compartió con el público “La Geria”, “A la Navidad” y “Manos solidarias”.

Oliva López dio paso al que llamó “maestro de letras y de guiños”, Ricardo Flores Sánchez-Pastor quien recitó “Ópera prima”, “El mendigo” y “Sonrisas sin precio”. Además leyó una serie de pensamientos que dieron cuerpo a un poema inesperado. Su autora deseaba mantenerse en el anonimato pero finalmente se desveló su nombre … el de la atónita presentadora.

“Mi alma” fue el primer poema de Víctor Hernández. Tras él escuchamos “Mujer de mis rincones”, “Con la miel en los labios”, “Un te quiero” y “Tu mirada y mi tristeza”.

Antonio Gutiérrez, poeta invitado, y amigo del alma y del espíritu, - confesó Oliva López - eligió entre otros “Eres la luz” y “El romance”. Al término de su intervención se llamó a Sor Ana al escenario, muy agradecida a los poetas por su generoso gesto y a toda la gente que les ha ayudado para que el calor del café no falte nunca.

Oliva López también resaltó la colaboración de Toñín Corujo y El Golpito a través de la venta de sus temas en formato CD, del Ayuntamiento de San Bartolomé, de Radio Insular y de los músicos del grupo Volcano. Y sonaron los acordes de “Tango”, “El pájaro canario”, “Folía”, “Ventolera”, “Charango” y una animada parranda no sin antes hacer hincapié en la importancia de que haya gente que te considere como una familia dándote cariño, corazón y trabajo.

La velada finalizó con una foto de grupo en el escenario que reunió a sor Ana, los poetas, Alexandra y los músicos. En nombre de todos, Ricardo Flores Sánchez-Pastor, promotor de la idea, reiteró el constante esfuerzo de "Calor y Café" y su solidaria vocación en beneficio del más necesitado.

En el vestíbulo del Teatro de San Bartolomé se dispuso una carretilla para que el público entregara a la salida su altruista aportación en un sobre que previamente se había depositado en los asientos. Una recaudación de 500 euros para los más desfavorecidos económicamente de la isla pero que siempre encuentran una mano voluntaria y un amable rostro que les consuela en estos tan difíciles momentos proporcionándoles “Calor y Café”.



jueves, diciembre 27

TANTOS





¿Somos realmente tantos?

Regresamos con nostalgia al pasado y nos recostamos inseguros en la melancolía.

¿Somos realmente tantos?

Ahogamos en silencios nuestras tentativas de dicha y agonizamos en la escucha de susurros lejanos.

¿Somos realmente tantos?

Sucumbimos ante la mirada del amor y claudicamos en el destierro de la soledad.

¿Somos realmente tantos?
¿Somos tantos?

¿Tantos?

Habrá de encontrarse un recodo

un rincón intermedio, en el justo medio.

Un paraíso

sin tiempo ni señas concretas.

Un cielo o un infierno.

Un cálido lecho o un frío sepulcro.

Un amanecer, una noche sin brillos

porque somos tantos,

tantos que

habrá de encontrarse un recodo,

un rincón,

en el justo medio.






viernes, diciembre 21

LIBRO LIBRE

'Este libro es libre, ni se compra ni se vende'.

21 diciembre. Libro libre.

Si aún no has iniciado tu aportación a la divulgación cultural, hoy es tu día.

Toma un libro leído, escribe en las primeras páginas

"Este libro es libre, ni se compra ni se vende. Una vez leído, deja que siga su camino volando hacia otras manos y otros ojos"

Luego déjalo en un lugar público: tienda, consulta médica, gimnasio, supermercado o cafetería, banco de un parque, en donde quieras y por donde pase más gente.

Deja que esas letras sigan su camino vital y completen a otros.

Libro libre, inicia hoy tu andadura y continúala durante el año, los días 21 o simplemente, cuando puedas hacerlo.

Yo ya empecé.









jueves, diciembre 20

TESORILLO






Habría de ser varón
un niño

de haberlo sabido, así habría sido.


Mano de firme roble,
por boca miel y azúcar,
verde lima su aliento,
seda y nobleza el ánimo,
todo él almizcle 
aromática mirada.


Habría de ser varón
un niño

de haberlo sabido, así habría sido.


Pétalos de rosal púrpura su figura,
cálido sol su verbo,
cristal vibrante la sonrisa,
puerto iluminado su llanto,
todo él senda
vereda andada.


Habría de ser varón
un niño

de haberlo sabido, así habría sido.


Por corazón un cielo infinito,
puro mar, espuma y sal sus abrazos,
brisa otoñal sus besos,
 polvo de estrellas y luna clara,
todo él refugio
familiar morada.


Habría de ser varón
un niño

pero fue siempre sueño, rumor, oración, motivo
pero fue siempre ausencia, susurro, ilusión
y olvido


de haberlo sabido,
si te hubiese entonces reconocido,
así habría sido


varón
un niño.




martes, diciembre 18

SATOSHI SAÏKUSA



Satoshi Saïkusa es un conocido fotógrafo japonés que llegó a París en 1984, donde inició colaboraciones con publicaciones de editoriales líderes como Vogue Paris,  Flair, GQ, demostrando que su estilo era diferente, versátil, especial.

















Satoshi ha lanzado una serie de campañas publicitarias de prestigio desde el inicio de su carrera para clientes como Estee Lauder, YSL Perfume & Beauty, Shiseido, Rochas, Lancôme, Nina Ricci Perfumes, Loewe... Ha dirigido comerciales de Lancôme, Rochas, Cerrutti, Evian y Nike.
Muchas celebridades solicitan su talento, una lista de clientes que incluye a Monica Bellucci, Angelina Jolie, Juliette Binoche, Kiera Knightley, Sofia Coppola, Charlotte Gainsbourg, Laetitia Casta o Vanessa Paradis.












 
Es, además, propietario de una Galería en Francia, la DA-END (17 rue Guénégaud, 75006 PARIS),
  un lugar extraño y maravilloso, un rincón de curiosidades contemporáneas. Se podría calificar de particular: no tiene paredes blancas, están todas pintadas en marrón chocolate y rojo.
Es un sitio de refinamiento extremo, según los críticos de arte, con sutiles olores que enamoran, gran calidad de las obras expuestas, sobriedad en la arquitectura y neutralidad en su espacio.
 
Es curioso pero, Da-End, genera una impresión tan fuerte como las obras expuestas en ella.
La galería está compuesta por tres habitaciones, pasillos, huecos, unos pocos atriles y caballetes y en ella la luz y las sombras juegan con los ricos colores de las paredes. 
 
Satoshi dice de ella:
es como si el espíritu de los simbolistas, enemigos como eran de la falsa sensibilidad, por fin hubiesen encontrado un lugar para descansar en París. Una vivienda donde los espíritus de Baudelaire, Poe y Mallarmé (¿En ondas que allá se mecen, sabes acaso de un lugar donde el siniestro espacio tenga el torvo mirar de Venus, que en las frondas fulgura en el Ocaso?  Allí voy), se mezclan con obras contemporáneas.
 
 



Da-End significa óvalo en japonés, un término que evoca el mundo intrauterino, las fantasías y pesadillas, el éxtasis y el sufrimiento. Está más allá de los límites del arte y en el punto de partida de una nueva misión:
la de la búsqueda de lo inusual y lo extraño.


lunes, diciembre 17

FROHE WEIHNACHTEN!

En estos días de sentir profundo y aromas de festejos les deseo
¡Feliz Navidad y Próspero año nuevo!






Ahí les dejo mi esperanza sincera, profunda, sentida y desde el corazón.

Llegan las épocas navideñas y se supone que una debe andar eufórica. Contenta por el encuentro con los allegados si andas en la lejanía; contenta por compartir bienaventuranzas con todo hijo de vecino; contenta porque son unos días en que se “es más cristiano que el propio hijo del Altísimo”; contenta por degustar viandas propias de una fecha única y especial; contenta por…

Contenta. Debo estar contenta.

Ojalá y se me metiera esta frase en el cerebelo y viese todo desde el prisma “Contenta”. Porque a mí, como si se tratara de un revulsivo, lejos de deseos de conmemoraciones, lo que me arranca de cuajo cada llegada de Christmas Time es un: Ya diosss!!! con esa "S" extendida que dejo en el ambiente, como una voz llena de significado para quien coja al rolazo lo que quiero figurar con tan breve enunciado o para quien padezca esta fecha de idéntica forma en que la sufro yo misma, intuyendo en la frase la expresión que detalla un sentimiento plural y compartido.

Y en ese diosss, en minúscula, no hay ánimo alguno de mentar la figura del personaje del credo espiritual que a tantos alienta y reconforta. No lo hay porque en mí jamás esas cuatro letras obraron hacer el maravilloso milagro de prenderme la luz del camino. Y disculpen todos aquellos que sí han recibido la llamada y reflexión de Padre Dios en sus carnes por leer a una No Practicante, ya que podría traerles mis letras algún mal sabor de boca con regusto a mujer falta de pilares. Y debo decir que quizá sea un déficit en mi vida no tener a quién anclarme excepto a mi propia conciencia. Más aún, dejo el quizá en stand by para asegurar que, sin lugar a dudas, es un carencia en toda regla pero me siento bien con ella y la conozca desde hace tanto que, hasta me hice su amiga.

Están en su derecho, creyentes de arraigada fe, de dejar aquí la lectura y pasar página. Jamás les culparía de hacerlo. Mi talante liberal se apartó siempre de culpar a nadie por decisiones tomadas bajo una reflexión concienzuda o por adoraciones a una u otra estampa representativa de religiones. Pero en estas fechas tan especiales y que a tantos completa, cual pavos a la espera de un buen relleno, yo me siento más sincera que de costumbre. Agárrense los machos que ahí va toda una declaración de principios:

No creo en Deidad alguna. Menos aún en un Todolopuedo ¿o es Todo Poderoso?. Da igual.
No, no creo. Creo en el individuo y el poder de sus actos. Creo en la Humanidad. Creo en hacer las cosas bien por el bien de todos. Y me viene de niña esto de evitar ponerle nombre a lo que para mí es simplemente Conciencia. Porque ya desde chica me hacía ciertas preguntas a las que nunca encontré respuesta válida. Muchas preguntas. Recuerdo sobremanera una, la que tenía por protagonista a un pequeño niño centro africano que moría hambriento en cada vídeo del Domund. Ya de chiquilla me barruntaba yo que algo no podía ir bien en este dogma tan extendido si el Dios, que se supone todo lo podía, dejaba morir siempre al mismo niño de piel chocolate, año tras año. Ese Dios grande, bueno, único, y que debíamos escribir con mayúscula, igual que se escribían las capitales de ciudad, los países y los ríos tan lejanos e imaginarios en tierras conejeras.

Madre - la mía no la del Altísimo - en vez de hacerme callar ante tal atroz interrogante se acercaba a tertuliar con las madres dominicas para relatarles y hacerles entender que su hija, la más chica, era muy despierta, curiosa e incluso, denotaba algo de inteligencia, que era propio de la naturaleza de alguien avispado que se hiciera según que preguntas, en este caso, sobre la ingesta escasa de un niño al que veía deteriorarse en vídeo impactante cada época navideña. Siempre el mismo niño. Y esto llevaba implícita otra reflexión infantil respecto a las diferencias económicas de los países, porque no me cabía en la cabecita que unos tuviéramos tanto mientras el Salvador, el mayúsculo, permitía que aquel niño famélico me enseñara sus ojos lacrimosos, sus moscas alrededor de la boca y su tripa inflada por a saber qué parásitos de aguas sucias. Lo único que tenía claro es que la criatura deteriorada no aguantaría otro año más aunque me quisieran convencer de que con mis dineros, mejor dicho el de mis progenitores, sí lo lograrían. Tenía claro que el sistema no me parecía justo, el mundo no lo era y el generoso padre de nacido en el establo, tampoco me parecía trigo limpio.

Padre, el que me engendró, decía que no se debían permitir injusticias ni quebrantos. Madre, la que sufrió mi crianza, que hiciéramos el bien sin mirar a quién. Las teorías de casa eran más justas que las que organizaban el mundo exterior al que empezaba a conocer de a poquito y, si en mi domicilio esos dos referentes que tenía como padres hacían las cosas tan bien, no entendía por qué afuera, el que todo lo hace, el que todo crea, el que da cuerda al reloj universal, no era capaz de seguir los principios básicos del orden para evitar notas discordantes en las economías internacionales y, fundamentalmente, para que aquel niño moreno, al que tuve el gusto de bautizar al más puro estilo católico como Kunta después de reconocerlo en el tercer vídeo del ORFM (organismo recauda fondos para miserables) y al que decidí tratar como a un vecino conocido, no falleciera debido a la falta de nutrientes y líquido elemento, tan habitual en mi entorno y tan espejismo en el suyo, en el de Kunta.

En fin, que como se me está haciendo costumbre, inicio por un tema y continúo con algún otro que traído a colación eclipsa el principal. Hablaba yo de la Navidad y la contentura que tendría que ofrecerme tanta luz ambiental nocturna, tanto Papá Noel con atuendo colorado, tanto Rey Mago y tanto pesebre. Pues no. No me trae contento, no me alegra ni un ápice, no me gustan desde hace años, no me entusiasman los villancicos ni los deseos de solidaridad revestidos de polvores, peladillas, turrones y mantecados. Porque entiendo que la solidaridad, la humanidad, las buenas obras, la caridad, el corazón noble y las ganas de mejorarlo todo tienen que brillar todo el año y no veinte días de los trescientos sesenta y cinco que componen el calendario. Porque al vecino habría que echarle un cable cuando lo requiera y no porque el almanaque marque diciembre. Porque no son santos de mi devoción todas esas delicatessen propias de la última celebración del año, alérgica como soy a cualquier fruto seco y poco amante de las uvas excepto si son licuadas y convertidas en zumo. Porque la doctrina cristina de bien obrar, de no dañar, de actuar conforme a la buena voluntad, de no mentir, de ser recto y serio, de tener como referente la justicia, de desear mejorar nuestra sociedad, esa doctrina de las buenas gentes no necesita de fecha ni celebración dogmática cuando uno lo siente en sus propias entrañas.

No, no siento la navidad. Hace mucho que no me entretiene, que no la espero, que no deseo su llegada, que no necesito motivo para tomarme una copa de champán o un buen vaso de vino, que decorar la casa con renos o el árbol con guirnaldas y bolas se me presenta una purgación, que me encantaría cerrar los ojos fuertemente un veintitrés de diciembre y abrirlos pasadito el seis de enero, que desde hace exactamente dos mil quinientos cincuenta y cinco días…la vivo con una falsa sonrisa de profidén pintada en rostro porque tengo un hijo de siete que la espera con la alegría propia de la infancia que anhela presentes bajo el árbol. Y que seguiré haciendo el teatro cada navidad hasta que mi hijo tenga las suficientes entendederas como para intuir que a su madre, lo mismo le da que le da lo mismo, estas celebraciones antaño familiares y ahora comerciales.

Pero no quiero dejarles sensación de que ésta que redacta no tiene buenos deseos que derramar en esta ultimísima columna del Crónicas de Maxorata, vaya a tomarse represalia el Director de esta páginas y me clausure el rincón de postigo abierto a la isla de la Fuerte-ventura. Nada más lejos de mi intención que dejarles en la retina la imagen de ser mujer carente de entrañas.

Esperen.

Esperen un segundo.

Ahora me cuelgo la sonrisa de anuncio televisivo y con entusiasmo e ímpetu, con sinceridad, desde lo más profundo de mi órgano motor, para todos aquellos que aman esta temporada invernal:



Que ustedes lo pasen de fábula.

Que coman y beban a destajo.

Que la salud les haga de compañía, o sea que: ¡Feliz Navidad y Próspero año nuevo!



Pero recuerden, pórtense bien lo que resta y no dejen que Kunta pase jilorio, que el año es grande y la navidad, muy corta.



jueves, diciembre 13

AL OTRO LADO SEGUIRÉ






No respiro.

Un día quedé huérfano.

Desde ese aciago día, no respiro.

Desde que no me ronda, no respiro.



Júrame que podré vivir sin aire lo que me resta de vida.

Prométeme que un día volverá a sentir este corazón de cera fría.

Dame tu palabra.

Asegúrame que podré respirar tierra, algún día.


Júrame que allá, al otro lado de mi vida, seguiré encendido.

Que siempre me mantendré enloquecido.

Júramelo, porque hoy siento con tanta fuerza su falta
que no respiro.


 
No respiro, no respiro.

Respirar no lo consigo.

Te lo ruego, júramelo.



miércoles, diciembre 12

Inundación


Injusta letanía.
Malditos estos lloros
que caen impacientes
sobre tierra quebrada.

Ojalá
en alguna hora moribunda
allá donde tú mores
la lluvia inunde tus ojos
y me notes.

Perú, Japón, Nueva Zelanda, Canada...Mantén vivo el Sueño


Nunca hay que dejar de soñar
Nunca hay que dejar de viajar
Nunca se debe olvidar



STOMP


Teatro musical único con coreografía de percusión, movimiento y comedia física.
Espectáculos que recorren el planeta empleando bandejas, palos, utensilios cotidianos,
manos y pies, con el único objetivo de crear piezas musicales inigualables.
Les comparto una pequeña muestra de STOMP.
















martes, diciembre 11

“Brigadas de Terracycle” - Gracias Lola Rguez


Participar en las Brigadas de TerraCycle es muy sencillo y totalmente gratuito.

Simplemente hay que registrarse en la página web www.terracycle.es, crear una cuenta de usuario y comenzar a recolectar un determinado tipo de desechos, como por ejemplo material de escritura.

Una vez registrados, se coloca una caja de cartón donde empezar a depositar los envases para ser posteriormente enviados de forma gratuita a TerraCycle.
A cambio de la participación, el equipo de recolección recibirá puntos canjeables por donaciones a una asociación sin ánimo de lucro o a un centro escolar.

De esta forma,
los Brigadistas colaboran con el medio ambiente reciclando mientras
ayudan con causas sociales.



DADOR

Desde hace un tiempo a esta parte aborrezco el término Empresario.
Lo escucho y veo en mi mente, como si se personara de golpe el Tío Gilito, una ristra de dólares,
de intereses monetarios, de números y monedas de oro, de capitalismo despiadado,
de avaricia, de corruptela,
de ponzoña.






Y como generalizar no es bueno, nunca lo ha sido ni será, más aún teniendo en cuenta que quedan muchos de ellos de buena voluntad que,
siéndolo - empresarios - no pertenecen a la escoria dibujada sui géneris en mi testa,
voy a borrar del disco duro del RAP (Real Academia de la lengua PepaGlez)
ese nefasto término que etiqueta al más inferior y despreciable de los sujetos de esta sociedad nuestra,
para Re-bautizarlo con otro nombre menos relativo al infame
Caballero Don Dineros,
y más inclinado a construir un esquema social menos
voluble, viciado, despreciable.
Más Cuáquero.

Así pues, siguiendo la ceremonia que distinguirá a las manzanas con Q de las ya podridas, 
 les derramaré agua bendita sobre sus cabezas mientras pronuncio las letras del nuevo “Atuendo”:

DADOR


A partir de este instante te harás llamar DADOR
Por donador de Bienestar
Entregador de Officium
Librador de Tranquilidad
Mensajero de Fortuna

Favorecedor, Defensor y Protector


Un término sin duda más humanitario, sensible, el perfecto traje de un auténtico Benefactor.

Sea. Y que Vivan los DADORES de todo el Mundo.

lunes, diciembre 10

EMMA BARTON - Sección mujeres con arte

Emma Barton (1872 - 1938) fue fotógrafa de retratos en Inglaterra.

Nacida con el nombre de Emma Boaz Rayson, en una familia de clase trabajadora (Birmingham), a temprana edad se convirtió en la esposa de un abogado, George Barton. Fue introducida en el mundo de la fotografía de manos de un familiar, su padrastro Edgar Birchley, y empezó a ser conocida por los retratos a Dan Leno, una estrella de la época del Music Hall y por las fotos a su marido y parientes. 
Luego, aprovechando que su nombre comenzaba a sonar,haría retratos más personales y con alma propia, muchos de ellos de fondo religioso. Emma Barton sería galardonada con la Medalla del Royal Photographic Society en 1903 por su obra The Awakening.



Normalmente, fotografiaba en su casa y en los jardines que ella misma cuidaba con dedicación, siendo habituales modelos sus propios hijos, amigos cercanos y familiares. Con el comienzo del siglo XX, su fotografía se vería influenciada por las pinturas de viejos maestros:  los prerrafaelitas.

Fue pionera de la fotografía en color mediante el proceso Autochrome Lumière. Después de 1918 dejó de mostrar su trabajo. Se retiró a la Isla de Wight en 1932.
 




sábado, diciembre 8

Offenbach y Hoffmann Tales

Los cuentos de Hoffmann es una ópera en tres actos.
Música de Offenbach y libreto en francés de Barbier. Offenbach murió antes de concluirla.

Argumento: el protagonista es un personaje que en verdad existió, músico y escritor alemán Ernst Theodor Amadeus Hoffmann, quien vivió entre 1776 - 1822
Se basan los cuentos en tres narraciones del escritor que de modo autobiográfico narra amores frustados. Aunque puedan parecer exagerados es la imaginación de Hoffmann quien los deforma, es él mismo el que relata los cuentos bajo influencia del alcohol.

Cada acto lo representa un personaje femenino: Olympia, Antonia, Giulieta. Prólogo y epílogo se desarrollan en Nüremberg y los tres actos en Paris, Munich, Venecia en el siglo XIX.

MUSEO AERONÁUTICO LANZAROTE


Sábado 8 noviembre 2012 – Contemplatio se instala en el Museo Aeronáutico de Lanzarote, precioso enclave histórico emplazado en el primer edificio destinado a pasajeros construido en el aeropuerto de Lanzarote a principios de la década los cuarenta.

Murales de pintor belga Jean P. Hock y de César Manrique, además de la obra pictórica abstracta de Eduardo Manrique, te sumergen en un lugar único y lleno de nostálgicos años. La obra de César Manrique de mediados de los cincuenta, cuenta la vida y costumbres de las gentes de una isla hermética, diferente y cerrada. Una isla que aún tardaría unas décadas en convertirse en lo que hoy conocemos.

Antes de montar los foto lienzos en caballetes, que estaban estratégicamente alineados en la zona central del recinto, Johann Remmers y Mª Elena Lavin, haciendo de anfitriones de tan magnífico Museo nos dieron un tour visual didáctico entre fotografías de las décadas cuarenta-cincuenta-sesenta y setenta, uniformes, básculas, teléfonos, herramientas propias de facturación en los inicios del aeropuerto insular y maquetas de cada uno de los aviones que por allí desfilaron.

Curioso y llamativo el antiguo bar del primer aeropuerto con fotografía de los habituales a tamaño real, un lugar de encuentro – según pudimos saber- de la población insular para tertulias, copas y diversión.
Transcribo lo que su web apunta: El Museo cuenta con un programa y visitas guiadas, dirigidas especialmente a los residentes de Lanzarote, los centros escolares y educacionales de la isla, colectivos específicos (personas de movilidad reducida, asociaciones vecinales, y culturales y grupos de la tercera edad, entre otros), turistas y colectivos especializados en turismo, el transporte aéreo y la actividad aeroportuaria.



Hoy he descubierto, gracias a las amplias explicaciones redactadas en las paredes de este edificio y que acompañan al visitante durante el recorrido al Museo Aeronáutico, que existen rincones únicos y especiales en mi isla desconocidos para muchos, entre ellos me contaba hasta hace tan sólo unas horas.

Pues ya lo saben:
Nuevamente les invito a contemplar Lanzarote desde mi retina pero además, en esta ocasión, invito a disfrutar de la muestra en un edificio histórico-artístico singular y excepcional. No exagero si les digo que es para mí un auténtico privilegio que Contemplatio haya recalado en tan fabulosa  "orilla".














Entrada destacada

Escritura Emocional, la escritura que cambiará tu vida

¿En ocasiones desearías que tu vida fuera más fácil y disponer de herramientas para hacerlo real? ¿Sientes que eres de esas persona...