Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2014

Las tertulias en la Casa Girasol

- Mamá, ¿cuántos años tienes ya? - Y tú ¿para qué quieres saber mi edad si puede saberse? - Y ¿por qué no mamá? - Te voy a decir como me decía mi madre: tengo quince, ni uno más ni uno menos. - Mamá, tú no puedes tener quince. - ¿Y eso por qué? - Pues porque la prima tiene trece y tú no puedes ser dos años mayor solamente. - Ummm, está bien. Tengo unos poquitos más pero como me gusta el quince decidí estancarme en la quincena, ni uno más ni uno menos. - ¡Qué tontería mamá! - Pues sí. - Y aunque tengas quince y algunos más que no quieres reconocerme, ¿recuerdas cosas de cuando eras tan pequeña como yo? O sea, ¿recuerdas cosas que te pasaron a los ocho años casi nueve? - Claro que sí. Recuerdo algunas cosillas, algunos olores y sobre todo, algunos vientos. - ¿Algunos vientos mamá?
- Sí, me vienen a la memoria los días con  viento. Unos con viento fuerte, como bofetadas sonoras. Otros con ventolera calurosa, como una manta que te abraza cuando menos te apetece llevar ropas encima. Otro…

Nelle Harper Lee

Dispara a todas las urracas que quieras, si puedes darles, pero recuerda que es pecado matar a un ruiseñor. 


Harper Lee nace en una pequeña localidad de Alabama. Estudia Derecho y se traslada en los años 50 a la ciudad de Nueva York para trabajar en una compañía aérea. En la Gran Manzana, Harper publicó “Matar Un Ruiseñor” (1960), novela de cariz autobiográfico por la que ganó el premio Pulitzer. Solamente escribió esta novela y tras ella, algunos ensayos. La novela fue llevada al cine con gran éxito.
En la trama de la película subyace el problema del racismo.





Sobre la película:
Atticus Finch (Gregory Peck) es un abogado afincado en una pequeña ciudad del Alabama de los años 30. Es viudo y padre de dos niños pequeños. A pesar del ambiente racista que se respira en el pueblo, Atticus — un hombre de principios, honrado y ejemplar — decide defender a un joven negro de la acusación de haber violado a una mujer blanca. Simultáneamente a esta historia, los hijos de Atticus — la pequeña Scou…

Lalibela

Cada año, justo antes de Nanidad miles de fieles ortodoxos cristianos piadosos hacen una peregrinación a Lalibela conocida como Jerusalén de África. Lalibela es famosa por sus iglesias monolíticas del siglo XII, talladas en la roca viva y una de las grandes maravillas del mundo. El príncipe Lalibela hizo construir al norte del actual territorio etíope una docena de iglesias excavadas en piedra. Todas ellas, comunicadas por pasadizos subterráneos que horadan las rocas volcánicas de la reseca y aisladísima población que hoy porta el nombre del monarca, se erigen como un milagro inesperado y fabuloso del cristianismo en esta desconocida esquina del continente africano.
Aquí, una mujer infértil es bautizado por los sacerdotes; de acuerdo a la fe que el agua tiene poderes de fertilidad que le permitan concebir. (© Gali Tibbon/2013 Sony World Photography Awards)















Sacerdotes y religiosos rezando en las rocas que dan cabida a las iglesias de Lalibela durante la Semana Santa ortodoxa.  

















Yakuza de Anton Kusters

«En el bar del hotel de Niigata, empiezo a entender las interacciones sociales sutiles y constantes. Las pequeñas expresiones en los rostros, los gestos, las voces y las entonaciones, el lenguaje corporal. A medida que el bar se vacía para dejar que el Padrino tome su café, todo parece organizado de manera estricta y, a la vez, completamente natural. Por alguna razón no necesito que nadie me diga qué debo hacer, dónde sentarme, cuándo debo hablar o callarme. Es como si percibiera los límites y las expectativas implícitas, y lentamente entiendo cuándo puedo moverme o mejor detenerme. Estoy sentado en una mesa con un guardaespaldas; me atraviesa con su mirada penetrante. Bebo mi granizado de café. Me doy cuenta de que tengo que ir con pies de plomo». Anton Kusters, Tokyo, 2009.

http://antonkusters.com/projects/yakuza/


















Los yakuza tienen sus orígenes en federaciones de apostadores y comerciantes callejeros del Periodo Edo. Estos grupos evolucionaron con el tiempo a sindicatos criminales. Ac…

Y por fin pude ver cómo quedó en la muestra yankee.

La tinta de la memoria.

Pues resulta que andaba yo hoy loca buscando calcetines altos de color amarillo, beige o canelo (color café y leche, más leche que café) tal y como reza el último petitorio del colegio de mi hijo. Amarillos y altos, canelos y altos, beiges y altos porque así lo pautan los que orquestaron el musical anual infantil. Y en ese entrar y salir de mercerías y tiendas de ropa para enanos de jardín en busca del tesoro en formato medias de fino hilo, en captura de esa nueva utopía textil con colores y talles definidos, me doy de frente con Pejumae, una tienda local archiconocida en la capital conejera para copias e impresión y venta de material de oficinas.  En un instante que conseguí apartar de la testa el objetivo "compra de calcetines para el musical del niño", recordé que voy escasa de anillas para encuadernar mis últimos proyectos vitales - talleres de animación a la lectura y escritura creativa para niños y de creación literaria como terapia para adultos. Decido adentrarme con …

Encuentro Sentidos en Yaiza