Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como Caricia

TANTOS

Imagen
¿Somos realmente tantos?
Regresamos con nostalgia al pasado y nos recostamos inseguros en la melancolía.

¿Somos realmente tantos?
Ahogamos en silencios nuestras tentativas de dicha y agonizamos en la escucha de susurros lejanos.

¿Somos realmente tantos?
Sucumbimos ante la mirada del amor y claudicamos en el destierro de la soledad.

¿Somos realmente tantos?
¿Somos tantos?

¿Tantos?

Habrá de encontrarse un recodo
un rincón intermedio, en el justo medio.
Un paraíso
sin tiempo ni señas concretas.
Un cielo o un infierno.
Un cálido lecho o un frío sepulcro.
Un amanecer, una noche sin brillos
porque somos tantos,
tantos que

habrá de encontrarse un recodo,
un rincón,
en el justo medio.





TESORILLO

Imagen
Habría de ser varón un niño
de haberlo sabido, así habría sido.

Mano de firme roble,
por boca miel y azúcar, verde lima su aliento,
seda y nobleza el ánimo, todo él almizcle 
aromática mirada.

Habría de ser varón un niño
de haberlo sabido, así habría sido.

Pétalos de rosal púrpura su figura, cálido sol su verbo, cristal vibrante la sonrisa, puerto iluminado su llanto, todo él senda
vereda andada.

Habría de ser varón un niño
de haberlo sabido, así habría sido.

Por corazón un cielo infinito, puro mar, espuma y sal sus abrazos, brisa otoñal sus besos,
 polvo de estrellas y luna clara, todo él refugio
familiar morada.

Habría de ser varón un niño
pero fue siempre sueño, rumor, oración, motivo pero fue siempre ausencia, susurro, ilusión
y olvido

de haberlo sabido, si te hubiese entonces reconocido, así habría sido

varón un niño.



AL OTRO LADO SEGUIRÉ

Imagen
No respiro.
Un día quedé huérfano.
Desde ese aciago día, no respiro.
Desde que no me ronda, no respiro.


Júrame que podré vivir sin aire lo que me resta de vida.
Prométeme que un día volverá a sentir este corazón de cera fría.
Dame tu palabra.
Asegúrame que podré respirar tierra, algún día.

Júrame que allá, al otro lado de mi vida, seguiré encendido.

Que siempre me mantendré enloquecido.
Júramelo, porque hoy siento con tanta fuerza su falta que no respiro.

No respiro, no respiro.
Respirar no lo consigo.
Te lo ruego, júramelo.


Inundación

Imagen
Injusta letanía. Malditos estos lloros que caen impacientes sobre tierra quebrada.
Ojalá en alguna hora moribunda allá donde tú mores la lluvia inunde tus ojos y me notes.

MANOS PEREGRINAS

Imagen
Mis manos

Que rozan, aprietan, mortifican, sofocan

Mis manos

Las tuyas



Como ideas que vagabundean donde los vientos de abril



Mis manos

Que amontonan, acarician, calman, destrozan

Mis manos

Las tuyas



Como intento de traición y daño vil



Mis manos

Que sujetan, moldean, tientan, malogran

Mis manos

Las tuyas



Como futuros inexistentes que nacieron en verde y se tornaron frío añil



Tus manos, las tuyas, esas manos.

Vida, inicio, amanecer, aroma, muerte, dicha



Dolor, tus manos.





RECORDANDO A LOPE

Imagen
Qué veneno
Qué mal
Qué ponzoña


Sentirte cerca a pesar de ser lejanos.
Acariciarte a ratos mientras no estamos.
Desearte por momentos cuando más nos separamos.


Qué pecado
Qué mancha
Qué falta




Buscarte en cada instante viviendo pero aparte.
Escucharte con el alba sabiéndote en silencios distante.
Recordarte mañana, noche y tarde aunque no seamos ni ahora ni antes.


Qué agonía
Qué penar
Qué congoja


Ahogarme sin remedio suplicando tu mismo aliento.
Abatirme sin bálsamo tragando tu descontento.
Condenándome sin salvación muriendo con cada encuentro.
Qué será que me das
que sin tenerte no me tengo
Qué será que me otorgas
que sin tu olor no me contengo
Qué será que me entregas
que sin ti ya no me sostengo…