Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como Renuncias.

Sin renuncias. (Para todos los que alguna vez amaron y para los que aún aman)

No hay que renunciar a nada en esta vida, no hay que cerrarla con cadenas y candados.
Tú eres el amado, el galán en filmes, el libro ameno, la conversación más disfrutada, la noticia deseada, el personaje principal en relatos, la rima y el sentido en los poemas, el dulce reposo tras el cansancio y el aire. Eres el amado.

Eres todos y cada uno de los sentires. El cúmulo nervioso de mariposas danzarinas, adentro. Eres el mal sueño, el sueño entero y la más bella de las fantasías. Eres el Noquiero y el Loquierotodo. Eres el amado.

Fuiste y eres el portador de la más preciada de las miradas. Eres quien me lee, como diría mi querido Sabines, igual que a un libro. Eres quien brota con el despuntar del día y quien se recuesta, en mi orilla, con las horas oscuras acomodándote en tu hueco, allí donde yo descanse. Eres el amado.

Te llevo en cada travesía y te doy la mano en cada soledad. Te hablo y te escucho, a diario, como hablo y escucho a mis pensamientos, a diario. Eres turbación y a la vez, treg…