Mostrando entradas con la etiqueta alta sensibilidad. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta alta sensibilidad. Mostrar todas las entradas

martes, septiembre 20

La alta sensibilidad en los más pequeños, un rasgo maravilloso al que prestar atención.

La alta sensibilidad es un don, un privilegio que nos permite disfrutar de la vida desde las emociones. Y este rasgo de la personalidad nos llega de fábrica. Con ello quiero decir que desde nuestra más tierna infancia vemos y sentimos el mundo de manera diferente. Nos cuestionamos sobre el mundo de los adultos y sus vericuetos con antelación, sentimos las diferencias, los miedos y las tristezas en las miradas y en los tonos de voces, padecemos por los gritos y nos lamentamos por los cambios bruscos, bien sea de rutinas o de condiciones ambientales. Somos sensibles desde nuestra más tierna infancia. Es por ello que hoy quería apuntarles cómo es un menor con alta sensibilidad. Será mi forma de dar a conocer a muchos padres particularidades que pueden reconocer en alguno de sus hijos. 




Los patrones más comunes, teniendo en cuenta que cada individuo es único, serían:

  • Desde edad muy temprana la sobrestimulación es una característica habitual. Se asustan con facilidad, las prendas de vestir poco delicadas pueden molestarles, lloran mucho, los ruidos les exaltan
  • Con la entrada en la edad escolar todo su mundo se desbarata, ya no se sienten cómodos en la seguridad del hogar por lo que lucharán día y noche por encontrar su lugar. Sentirse heridos emocionalmente por la conducta de otros estudiantes o de los adultos es muy usual. Llanto a la hora de iniciar jornada escolar, dolores de estómago por nervios, vómitos en la mañana.

La ayuda diaria por parte de los progenitores es esencial para que los niños con alta sensibilidad tengan un crecimiento seguro y equilibrado. Estos niños deberán aprender que el mundo está más allá de las puertas de casa, del entorno cercano y que no todo el que se cruza en su camino ve y siente como él ve y siente el mundo. 

Como emocionalmente sienten más de lo normal habrá que comprender sus reacciones y, sobre todo, sus preguntas llenas de profundidad.  Los niños altamente sensibles son muy maduros, se darán cuenta de tus preocupaciones, de los momentos en que estás triste, decepcionado o inquieto. Se percatan con facilidad de todo lo que ocurre alrededor así que los padres deben mantener un dialogo fluido con ellos, que demandarán explicaciones sobre reacciones y palabras de adultos e incluso, sobre los silencios. 
Recuerden que estos niños tienen alto nivel de empatía. Todo lo que acontece alrededor de su vida puede ocasionarle gran desazón.




Desde muy pequeños pueden sentirse atraídos por el arte y la músicaAunque disfruten mucho de momentos a solas para leer, pintar, jugar, cantar, los padres deberán fomentar habilidades sociales en el menor, motivándolos a relacionarse con otros niños, a jugar con otros menores, a convivir y a ser sociables, a aceptar las críticas y a respetar a aquellos que no son como ellos. Deberán enseñarles a tener una fuerte autoestima y así evitar, en la medida de lo posible, las circunstancias o palabras que puedan dañarles. 
Habrá que enseñarles que poseen un don único y maravilloso mediante el cual vivirán una vida intensa, un don que les hace portadores de características únicas.






Si les guiamos, conseguiremos que vean la vida desde el corazón, pero disponiendo siempre de buenas estrategias para ser fuertes

martes, junio 21

LA ALTA SENSIBILIDAD, PERSONAS ALTAMENTE SENSIBLES (PAS)

 
La primera vez que se describe el rasgo de la Alta Sensibilidad fue en los años 70 de manos de la psicóloga estadounidense Elaine Aron.  (Elaine N. Aron)

Según sus estudios, la Alta Sensibilidad es un tipo más de personalidad. Rasgos que suelen mostrar las personas altamente sensibles son: sentir la tristeza o la alegría con mayor intensidad de lo que se considera normal, padacer dolor ajeno, intuición elevada desde la niñez, apreciar mucho los momentos de soledad disfrutando de ella, sensibilidad elevada al dolor y a estímulos lumínicos o auditivos. 
La Alta Sensibilidad no es algo que se tiene, como un lunar o el pelo de un color concreto. La Alta Sensibilidad es lo que eres, debiendo aceptarlo ya que de esa manera te aceptas a ti mismo. Al aceptarse en totalidad se valorarán todas las facultades positivas de este rasgo de la personalidad. Las experiencias siempre partirán del corazón. Las personas altamente sensibles saben leer gestos, preocupándose de cada palabra, de cada movimiento, de cada comportamiento...
Gestionar las emociones negativas no permitiendo que te hagan su prisionero es fundamental. Cuando una personal altamente sensible sufre alguna desilución, una traición, una mentira, su padecer puede crearle indefensión e incluso estados anímicos depresivos. La felicidad y la tristeza se viven con la misma intensidad. Entender y aceptar las posibles pérdidas, ser consciente de que la vida da y quita es aceptar la adversidad y continuar viviendo.
El mayor potencial de una persona altamente sensible está en su empatía con los demás, en su capacidad para conectar con el resto de los humanos, llegando incluso a convertirse en el otro por su facilidad para entrar en conexión siendo conscientes de cada instante, viviendo el presente, respirando cada momento como único. 
Otra gran ventaja de este rasgo en el placer que encuentran en la soledad: crean, disfrutan de la belleza, leen, escriben, se deleitan con melodías, se escuchan, conocen su mundo interior. En soledad las personas altamente sensibles crecen, no dependiendo de los demás, sin lagunas que rellenar, seguros y realizados en plenitud. Son personas que al vivir desde el corazón, tienen mucho que ofrecer a este mundo.

PAS: personas sensibles, reflexivas, empáticas y reactivas emocionalmente.

Carl Jung decía de los PAS: Son buenos educadores y promotores de la cultura, pues están dotados de una gran vida interior, de la que nuestra civilización está muy necesitada. 



Dones o virtudes de un PAS son cuatro los que recoge en su libro "Personas Altamente Sensibles", la psicóloga Elaine Aron:

Conocimiento Emocional: La sensibilidad es como una luz que resplandece pero nos hace más vulnerables al comportamiento de los demás.
Disfrutar de la soledad: Las personas altamente sensibles no temen a la soledad. Son esos instantes en que pueden conectar más íntimamente con ellos mismos, con sus pensamientos, libres de apegos, lazos y miradas ajenas.
Existencia desde el corazón:  relaciones afectivas, amistad y el cariño cotidiano, experimentar la belleza de una obra artística, de un atardecer o de una pieza musical es, para las personas altamente sensibles, una vivencia única e intensa con origen en el propio corazón.
Crecimiento interior: La alta sensibilidad llega de serie, uno nace con ese rasgo de la personalidad,  con ese don. Imagina a un niño PAS, sus preguntas, su intuición, su tendencia a ser perfeccionista, su sensibilidad, sus molestias ante luces o ante olores, sus emociones a flor de piel.

Una vez que te hayas descubierto como PAS, encuentra tu equilibrio y fomenta tu crecimiento personal. 
Eres único, maravilloso, eres valioso y vives desde el corazón. Gran cosa. 

A ser feliz Toca. 








domingo, febrero 21

Tertulias sobre la Percepción y los Sentidos con Mayca BethencourtSaavedra como conductora.

Precioso encuentro para tertuliar sobre la Percepción de la realidad, Coaching y Personas altamente sensibles.  A pesar del mal tiempo disfrutamos de una magnífica tarde en las instalaciones del hotel Miramar. El acto recibió el caluroso aplauso del público asistente que solicitó nuevos encuentros para profundizar aún más en el Coaching, alta sensibilidad y PNL.
Gracias a la propiedad y dirección del Hotel Miramar por su cooperación constante en cuanta actividad cultural organizamos.

Participantes: Mayca Bethencourt, Yolanda Gil, yo misma

Fotos de Lía González


Entrada destacada

Taller de Radio en colegio Sta. María de los Volcanes Nazaret.

La radio es vida, alegría, diversión y frescura.  Hoy hice el programa "La Maresía" por la mañana con el director de la radio Tías...