Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como amor

Rogatorio

Imagen
Que el fuego de tu Amor no sea un fuego fatuo. Ilusión, mentira de fuego, que ni prende en llamaradas lo que toca, ni da calor. (anónimo)




RAZONES, MADRE, RAZONES.

Imagen
Me advirtieron:
No ames más de lo que te amen a ti.
Entendí tarde: Con los años descubrí que siempre  fui su bonito y silencioso objeto decorativo.


CHITÓN

Imagen
...Silencio. Se ama.

...No importa quién borre el camino

Imagen
Muchas veces me he preguntado hasta que punto las canciones de las princesas de Disney han hecho mella en las vidas de las gentes, de las gentes cursilonas, como es mi caso.

Tanto sueño amoroso, tanta dicha, tanto final feliz, tanto empalago de color pink para mostrarte, desde época impúber, el sendero que deberá ser tu vida sentimental futura.

Y a pesar de llevarse un@ el "leñazo padre" con el primer dolor de amor, y con el segundo, y con el tercero...en fin, con muchos de esos amores pasados o  no tan lejanos, las cursis seguimos rememorando letras y escuchando canciones de cartoons para agarrarnos fuertemente a las melodías del love dream musical, como tabla salvavidas del Capitán Amor. Así hacemos presente por unos escasos minutos los grandes amores idealizados que llegarán, únicamente,  en momentos de duermevela porque...

Si amor es el bien deseado, en dulces sueños llegará
No importa quién borre el camino, marcado está el destino...

Mi querido Walt, aún pasados los años…
Imagen
"¿Qué es el amor? El anhelo de salir de uno mismo."
Charles Baudelaire



El Par

Imagen
Si te digo que esto es cosa de dos…es que no caben más.
Si te aprieto fuertemente la mano y sientes que podría ser así por siempre…es que no caben más.
Si te miro y me miras, si nos miramos y el resto desaparece…es que no caben más.
Si te enredo y me envuelves, si te fundes conmigo, si ambos nos convertimos en nada y en todo…es que no caben más.
Si las ganas nos pueden y nos reinventamos, si perseguimos fantasmas y nos diseñamos, si estoy, si estás…es que no caben más.
Cuando persistes y soy, cuando eres y voy, cuando sueñas, cuando vuelas, cuando crees, cuando de verdad lo crees.
Es lo que es. Es que esto, es lo que es. Somos dos. Y es que no caben más.
AUDIO CON LA RÉPLICA MARAVILLOSA DE GERVASIO SANTANA

http://www.youtube.com/watch?v=z9cWT6e14Gw&feature=youtu.be

Soñando con cielos

Imagen
Recostada en el silencio, bañada por la soledad
contemplo bendecida colores,
belleza única de un cielo colmado de algodones.


Suspirando por el venidero instante,
por los abrazos, por los susurros, por amarte.


Esperando retornos de un corazón extraviado
que sin permisos y de madrugada
decidió alejarse en busca de lo soñado.


Cielos llenos de azules, de blancos, de púrpuras chispeantes.
Cielos de amor. Cielos de amantes.
Cielos de alegrías, de deseos, de romances.

ELVIS A LA DERIVA

Imagen
(No puedes dejarme en este abismo donde no soy capaz de encontrarte. ¡No puedo vivir sin mi vida! ¡No puedo vivir sin mi alma!

Heathcliff. Cumbres borrascosas de Emily Brontë)





Un año y sigues estando en todas las cosas, en cada rincón, en cualquier sombra y en casi todas las luces menos en las de neón, esas nunca te gustaron, lo recuerdo bien. Pero sí que estás en las de tono amarillento que parecen pedir auxilio de tan débiles y tristonas y, también en las que se enroscan nuevas en las lámparas del dormitorio brillando de forma deslumbrante hasta amoldarse a la estructura matriz, formando un solo cuerpo como un día tú y yo lo hicimos. Y en las luces callejeras que tanto te maravillaba retratar siempre que las líneas de la luminaria llamaban tu atención. O en las que alumbran la entrada a viviendas o las de salidas de las salas de cine. Te gustaban las luces porque tú eras, y sigues siendo, la luz. La auténtica y única luz.



Debí darme cuenta antes. Desde que miraste distinto. Desde que…
Imagen
Así...
de la misma forma en que la suave espuma recala en la dorada costa,
de la misma forma en que se cuela su salada esencia por entre los diminutos granos,
inundándolo todo,
invadiéndolo todo,
así...
de igual modo...
se filtra tu amor
por entre los poros de este cuerpo que espera ansioso sumergirse
 y
ser bañado por tus labios.




LA COCINA DE SEÑO MARUJA Y LA VIDA REPUTA.

Imagen
Estela volvería a cocinar. Y eso significaba mucho. Significaba todo. Aunque a simple vista nadie se percatara de ello, ese nimio detalle daba un vuelco a su vida otorgándole incluso cierto orden inesperado y sorpresivo. Cierto orden porque, conseguir que su existencia se tornara “normal”, era pedir demasiado. Las cicatrices interiores no se borraban tan fácilmente y tampoco ella pretendía olvidar creándose un nuevo perfil en país extranjero. Su vida, su apestosa vida, le tocó como boleto en feria, como una mala partida de cartas en donde de antemano la perdedora había sido ella. Pero eso ya lo tenía asumido desde que contaba poquita edad, así que tampoco las lamentaciones eran su dinámica diaria.



Quería volver a preparar arepas. Las de su tierra. Igualitas a las que le había enseñado a hacer la “Seño Maruja” en aquel cuchitril asqueroso e insalubre que se hacía llamar Rte. de Los Olmos, en su Venezuela natal. Como si oyese de nuevo la voz de la octogenaria mujer, seguiría las pautas p…

AL OTRO LADO DEL ARCO IRIS.

Imagen
Apretó con fuerza la cuartilla entre los dedos. La arrugó y manoseó. Lo hacía como un autómata, sin advertir que estaba a punto de romper aquella nota. El escrito que ella le dejó y que después de leer se le clavó justo en medio de las costillas, provocándole un sabor de amargor, de amargura, de rabia y de asco; todo bien mixturado como combinado en una coctelera. La pequeña misiva con clara imagen de unas lágrimas que cayeron sobre el papel deformando la grafía de algunas letras; la A, la O. Desdibujadas. Igual que se había quedado ella. Sin contorno visible, en sombras.

Y tomó otro sorbo de whisky dejando que los lloros brotaran de aquel cuerpo malherido al que habría deseado no tener como propio. Trató de leer de nuevo en voz alta la breve despedida que le entregó el portero del edificio, la carta manuscrita que le propinó el mayor golpe jamás recibido. Pero no fue capaz. La voz se le quebraba al intentarlo y cada sílaba sonaba tan lejana y honda que dolía de una forma brutal. Inca…