Mostrando entradas con la etiqueta enredos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta enredos. Mostrar todas las entradas

martes, febrero 10

ENREDOS


Evitar discordias y malos entendidos sería una máxima ideal para convivir inmersos en la felicidad. Concordia, armonía, avenencias mediante el empleo de la palabra y la verdad.
Sin hacer daño al interlocutor o emplear malas mañas pero tratando cualquier asunto con claridad. Exponiendo nuestro malestar en caso de sufrirlo o nuestro dolor, si este sentimiento ha hecho mella en nosotros tras un comportamiento o comentario que nos provoque insatisfacción.

Hay un dicho popular que resume lo expuesto de manera aclaratoria aunque con cierto colorido baladí, como muchas de las expresiones populares:
“Más vale una vez colorado que ciento amarillo”·

Si nos guardamos la ira, nos acoplamos al desasosiego, dejamos que nos invadan los nervios. Si nos asalta la zozobra originada por un elemento externo, no solamente fatigaremos nuestra mente sino que mermaremos el alma.
Todo lo que nos provoca algún sentimiento de negatividad es malo para nuestra energía vital porque va corroyendo desde el interior, destruyendo todo lo encantador que la existencia nos pueda brindar. En esos minutos interminables en que nuestra mente se centra en odiar a algo o a alguien, la belleza rebota como si de una gota de aceite sobre el agua se tratara, impidiendo que se introduzca para atraer la calma.
Mirar de frente y tratar el tema con la mayor claridad posible sin emplear jamás las expresiones grotescas o las gesticulaciones violentas. Informar al oyente de la causa de nuestro disgusto y hacerle partícipe de nuestros sentimientos, buscando una reciprocidad con el fin de lograr que nuestra incomodidad se transforme en placidez.


Cuando la verdad se muestra sin tapujos, sin emplear artificios que entorpezcan su libre caminar, todo lo que ennegrece vuelve a recobrar su natural tonalidad retomándose entonces la perspectiva que jamás se debió perder.


La vida es demasiado breve para obstaculizarla utilizando medias verdades y evitando las soluciones ágiles.


Hacer lo correcto.

Tratar con respecto.

Emplear siempre el “verbo” en busca de arreglos y disfrutar de lo que se nos ha concedido.

En definitiva, actuar conforme a la verdad e intentar ser feliz el mayor tiempo posible dejándonos envolver por las pequeñas delicias de la vida.


Lo dicho, JAMÁS UN ENREDO.


Mpepa

Entrada destacada

Taller de Radio en colegio Sta. María de los Volcanes Nazaret.

La radio es vida, alegría, diversión y frescura.  Hoy hice el programa "La Maresía" por la mañana con el director de la radio Tías...