Mostrando entradas con la etiqueta escritura terapéutica. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta escritura terapéutica. Mostrar todas las entradas

domingo, octubre 9

Escritura Emocional Expresiva con Pepa González. ¿Qué me aporta la escritura?




Cuando padre se murió escribí versos de despedida. Mientras la presencia de padre se iba apartando de mi lado, mi interior pedía sangrar en tinta. Los días se habían convertido en un silencioso y doloroso "seguir adelante" y la escritura me ayudaba a plasmar la voz del pensamiento, construyendo mediante letras un nuevo mundo con el legado paterno, una vereda de huellas impresas que deberían mantenerse por siempre en mi memoria, para perpetuar su impronta. 
Escribí sobre sus manos que hoy son las mías, sus risas, sus palabras y su carisma. 
A través de esa escritura, aprendí a reconocer y reconocerme, explorando tanto los pensamientos agradables como los desagradables. Mediante la escritura supe ver más allá, extraer una idea nueva de mí misma y la más importante de las revelaciones: 
"Soy resistente" 

Me di cuenta que podía vivir con aceptación plena incluso de todos aquellos aspectos que no me gustaban de mí misma. Y es que el proceso de la escritura creó la distancia entre el pensador y el pensamiento, entre el que siente y el sentimiento, regalándome una nueva perspectiva, la de soltar lastre y seguir adelante.

pepagonzalezdiaztalleres@gmail.com 


domingo, septiembre 4

Leer y escribir, una inversión en inteligencia

Matt Haig en su libro "Razones para seguir viviendo" escribe:

- Las palabras a veces realmente pueden liberarte. Cuando leo o escribo no pienso en otra cosa. Los límites del mundo, de mi mundo, van mucho más allá de aquellos que mi mente ha levantado. Leer me distrae, me calma y, escribir, hace que los pensamientos sean más lentos de lo normal.


Efectivamente, leer y escribir devuelve las ganas de vivir. La cuestión reside en cómo y dónde ponemos el foco de atención. La escritura consigue ralentizar el pensamiento ya que el movimiento de la mano al escribir tiene una velocidad menor que nuestros pensamientos y esto favorece el desarrollo de ideas más meditadas.

Según las últimas investigaciones del científico en neurología Facundo Manes, la escritura manual 
- más lenta que la del teclado - nos obliga a ser más concretos y a reorganizar la información. 
La escritura manual muestra mejor comprensión y más profunda de lo escrito. La escritura al ordenador muestra menor comprensión conceptual de la información. 

Respecto al acto de leer, cuando leemos acerca de una experiencia se activan áreas cerebrales como si realmente lo estuviésemos viviendo. Al leer correr se activa el área cerebral que permite mover los pies. Cuando leemos palabras como rosas se activan las áreas especializadas en la percepción olfativa. 

La psicóloga R. Otero habla en sus estudios, sobre la terapia narrativa, de las distintas corrientes que tratan el tema. Existe una corriente que ve en la escritura manual un acto terapéutico en sí mismo, tal y como se ha mencionado anteriormente. Por otro lado, hay una nueva corriente que cree que para un resultado óptimo y real desde el punto de vista curativo, la escritura debe ir acompañada de lectura a viva voz a personas ajenas al texto. La lectura genera efecto positivo en aspectos como apoyo mutuo, comprensión, relaciones interpersonales, aumento de empatía...

En los talleres de escritura emocional expresiva que llevo a cabo desde hace unos años,  la realización de ejercicios de escritura de forma manual y su posterior lectura, de forma voluntaria y opcional de aquello que se ha escrito respondiendo a los ejercicios,  es dinámica habitual dando muestra evidente de todo lo bueno que aporta a los participantes.

  • Comprensión de las propias emociones mediante la escritura. 
  • Capacidad de ponerse en la piel de otros al escuchar los textos de terceros, sintiendo lo que ellos sienten, viviendo como los otros viven. 
  • Conducción de emociones mejorando la calidad de vida. 
La solidaridad y la complicidad, amén del apoyo global entre los participantes que nace de cada encuentro de sábado, ha aportado mucho de bueno a quienes asisten a este taller para y por la escritura. 










viernes, julio 29

EL BAÚL DE LOS RECUERDOS




La escritura como terapia pretende, a través de la creatividad y utilizando como herramienta la escritura, adentrarse en las propias emociones, conocerlas a fondo y manejarlas adecuadamente.

Es una herramienta que funciona con el autoconocimiento y que inspira a la persona para que emprenda una reconciliación personal, con su propio yo y con sus propósitos de vida, reencontrar su dirección vital alcanzando lo que, para él o ella, es la felicidad.

“Escribir es una catarsis, que le permite a nuestros fantasmas, esos que nos habitan y nos asustan, salir para siempre. Nos permite también guardar en un cofre nuestros más preciados recuerdos, desde el olor a mango maduro de nuestra casa materna, hasta aquella canción con la que nos enamoramos. Escribir es la posibilidad de crear el mundo que deseamos en el momento en que queramos.” 
Carla Ramírez Brunetti


 La autora del libro “Mujeres que corren con los lobos”, la Doctora Clarissa Pinkola, utiliza la escritura como terapia. En su trabajo con mujeres ella utiliza la escritura para hacer salir lo que llama: “La mujer salvaje” que no es ni más ni menos que la que habita en nuestro inconsciente.

Benedetti en su libro “Variaciones sobre el olvido” nos cuenta ciertas respuestas como la de José Donoso: “Escribo para saber por qué escribo”
Fred Uhlmann dice: “Escribo por necesidad”
García Márquez responde: “Escribo para que mis amigos me quieran más”.


En el fondo no sabemos por qué escribimos, lo que sí sabemos es el enorme placer que produce la escritura y el gran alivio que ofrece como terapia.




Tú lector, si te apetece iniciar tu caminar por la escritura como terapia, puedes empezar con este precioso ejercicio de recuerdos.

El baúl de los recuerdos 

Para este ejercicio busca una foto tuya de cuando eras pequeño, selecciona una que te guste mucho, que te inspire. Luego inicia tu texto así: “ yo me acuerdo…” y  describe los detalles, ten en cuenta los colores, sabores y olores del pasado, luego añádele al texto otro párrafo que empiece así: “Aquí yo me sentía…” y describe tus emociones.

Este ejercicio sirve para recordar, porque como decía Mario Benedetti, hay muchos “olvidadores” y él que olvida es como si perdiera algo. Así es que este ejercicio pretende recobrar tus recuerdos.

También puedes practicarlo con un juguete viejo, funciona muy bien. Estos recuerdos de la niñez son maravillosos porque nos ponen en contacto con nuestro niño interior y le permitimos que hable. Lee tu texto y pregúntate qué hacer por ese niño o niña que ha hablado en el texto, tal vez necesita perdón o ternura, seguridad o palabras bonitas.

Disfruta, es tu escritura, es tu momento, eres tú el que redacta y el que habla mediante tinta. Presta atención y escucha tu propia voz.



miércoles, julio 13

Entrevista en La Cope con Zuzana Sai

Nueva entrada en mi blog unida a la entrevista con Pepa González-díaz Lanzarote, una artista polifacética relacionada con la escritura y fotografía. El programa se emitió el pasado viernes 1 de julio en Cadena Cope Lanzarote. Empezaremos con la siguiente temporada a partir del septiembre 2016. Disfrútalo, está hecho por y para ti :)

Sensibilidad literaria http://zuzanasai.com/sensibilidad-literaria/


<iframe id='audio_12199038' frameborder='0' allowfullscreen='' scrolling='no' height='200' style='border:1px solid #EEE; box-sizing:border-box; width:100%;' src='https://www.ivoox.com/player_ej_12199038_4_1.html?c1=ff6600'></iframe>F






Entrada destacada

Taller de Radio en colegio Sta. María de los Volcanes Nazaret.

La radio es vida, alegría, diversión y frescura.  Hoy hice el programa "La Maresía" por la mañana con el director de la radio Tías...