Mostrando entradas con la etiqueta esperanza. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta esperanza. Mostrar todas las entradas

sábado, noviembre 19

Vídeo presentación libro de Ibán Bermúdez

Ayer llegamos sobre las 18.30 hr. al Teatro municipal de Tías. Allí se encontraban todos los amigos más cercanos a un escritor emocional, a una pluma certera y necesaria, como necesario es su mensaje de esperanza.
El ambiente estaba cargado de buenas intenciones, sonrisas, nervios de última hora y deseos de iniciar un evento cultural lleno de magia-

Ibán Bermúdez, un hombre bueno.
Ibán Bermúdez, un generoso niño grande.
Ibán Bermúdez, un valiente ser humano.

Hubo muchas risas y abrazos, bienaventuranzas y miradas cómplices antes de iniciar el acto.
Luego de cerrar con los técnicos temas de luces y sonidos nos recluimos tras los cortinajes oscuros dejando pasar a todas aquellas almas que en el día de ayer, viernes 18 de noviembre 2016, tuvieron a bien acercarse a Tías para celebrar junto con ese corazón grande, junto a ese luchador, a la vera de ese hombre bueno, la noche de bautismo de su obra autobiográfica <>, un verdadero canto de esperanza y optimismo porque, ninguna otra cosa puede parirse después de la sanación, después de pedir a las alturas que la vida no le fuera robada. 
El cáncer apareció en su vida hace uno años y, según sus propias palabras, lejos de verlo como un enemigo cruel llegó a agradecerle su visita, una presencia que cambió por completo lo que hasta ese momento era su vida. Tras la llegada de ese visitante inesperado su vida se aventuró al cambio.
Hoy, Ibán Bermúdez, se reconoce un hombre nuevo, diferente, mejor, más consciente, que vive por y para dar amor y sobre todo, para agradecer cada día como la bendición que es.

La noche de ayer fue inolvidable, única, maravillosa, emotiva, llena de ternura, de amor, sobretodo de mucho amor.


Gracias mi querido amigo Ibán Bermúdez. Gracias por cada minuto que hemos pasado charlando, por cada ocasión en que me has transmitido todo lo bueno y genero que en ti hay, por cada instante en que has decidido dedicarme unas palabras, unas carcajadas, una intención sincera, un sentimiento, un recuerdo, una bella reflexión, unas letras con tinta de alma.

Gracias porque lo que vi la primera vez que nos encontramos me fue confirmado luego. Y es que los ángeles existen y, tú mi querido Ibán, eres uno de ellos.
Agradecida por encontrarte en mi camino. Siempre agradecida.


Entrada destacada

Escritura Emocional, la escritura que cambiará tu vida

¿En ocasiones desearías que tu vida fuera más fácil y disponer de herramientas para hacerlo real? ¿Sientes que eres de esas persona...