Mostrando entradas con la etiqueta gentil. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta gentil. Mostrar todas las entradas

jueves, febrero 5

No es tan difícil ser gentil

GENTIL: Dícese de la persona amable, cortés. La Real Academia Española así define un término que debería, bajo sanción por incumplimiento, transmitirse en el ADN, generación tras generación. Ser galante. Tratar con respecto, cortesía, urbanidad. Ser afable. Mantener las formas. Civismo. En definitiva, la buena educación. No creo que cueste tanto tratar a otro con el respeto debido, haciendo la vida mucho más grata a quien nos trata o a quien tiene intención de tratarnos. Eso se define como Ciudadanía. Y no depende del estado de ánimo en que uno se encuentre. No hay días malos o buenos para el que sabe comportarse. No hay variables posibles porque el que respeta a otro no faltará a las formas. ¡Noblesse oblige! – decían en el siglo XVIII de boca del Duque de Levi, escritor francés que hacía referencia a las actuaciones realizadas con honestidad y por valoración propia.
Comprobado está que lo de la genética, aunque sería una solución infalible, no es hoy en día viable. Principalmente porque lo de “ser un animal con ropa” o no serlo, depende del entorno humano en el que uno haya hecho crianza.

Comportarse con educación o ser descortés.

Vivir en comunidad o ser un completo anacoreta. En gran medida creo que esto último depende del interés que uno le ponga. No es condición sine qua non provenir de una casa de escasa formación para ser poco correcto. Desde luego, resulta muchísimo más sencillo comportarse de forma ejemplar cuando desde la cuna le instruyen a uno pero, he podido comprobar que muchos que tuvieron como común denominador la carestía de normas de comportamiento, son hoy ejemplos de refinamiento y buenas maneras. Y eso es digno de alabanzas y de agradecimientos, por el esfuerzo doble que conlleva.
Cruzarse con alguien vulgar y poco dado al buen trato es, en la mayoría de las ocasiones, desagradable además de convertirse en el inicio de una No relación o de una relación escasa, limitada.
Si se informara en los medios, entiéndase por medios: tv, radio y prensa que, tratar con delicadeza tiene como resultado inmediato la Reciprocidad en el ajeno, seguramente todos los que aún desconocen este dato variarían su comportamiento. Esta misma mañana al repostar gasolina, todo lo anteriormente comentado vino a mi cabeza de un solo golpe al escuchar a una joven, miembro de esta tribu de descorteses, pedir al señor de la gasolinera que le pusiera el combustible: SIN PLOMO (hizo pausa para coger aire por el esfuerzo mental realizado....) 30 EUROS (punto final a la compleja configuración gramática). Gritó en la distancia esta corta y ramplona frase mientras caminaba a la oficina de la estación probablemente para pagar con plástico. No fue capaz de dirigirse de frente, mirando a los ojos del interlocutor para expresar su petición.No hubo un: buenos días señor o por favor podría usted…. O: quería ponerle treinta euros de gasolina sin plomo, sería tan amable de ..… ¿Para qué?. ¿Por qué va a dirigirse correctamente a “ese” que le llenará el tanque?. ¿Qué motivo hay para desearle buenos días a alguien que le hará un servicio?. ¿Qué necesidad de perder saliva y tiempo?. ¿Para qué mirarle a los ojos con una sonrisa y pedir por favor? ¿Por qué?
¡Qué lástima de generación! ¡Qué pena de instituciones que en lugar de sembrar la base con buenas formas crean individuos carentes de respeto al prójimo! ¡Cuánta pérdida y que insulto a la humanidad!
Lo dicho, no es tan difícil ser gentil, agradable. No es tan difícil ser Persona.
Pepa Glez

Entrada destacada

Taller de Radio en colegio Sta. María de los Volcanes Nazaret.

La radio es vida, alegría, diversión y frescura.  Hoy hice el programa "La Maresía" por la mañana con el director de la radio Tías...