Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como guarida

La guarida.

Dentro lo sigo sintiendo.
Tras los muros resquebrajados por el olvido
se mantiene su figura aún presente.

Cercano al viento incansable
y su cantinela de noches húmedas
se perpetúa el aliento de aromáticas mentiras.

En las apagadas cicatrices frías
continúan danzando mortecinos ecos
del más grande y despiadado sentimiento.

Se resisten a abandonarme malsanos fulgores,
cadencias de un padecer crónico,
como pedregales en desértico nidal.