Mostrando entradas con la etiqueta poesía. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta poesía. Mostrar todas las entradas

jueves, febrero 16

Estudio del enigma de José Miguel Díez

CONCIENCIA TAN SOLO TÚ CONOCES EL BRILLO DE TUS OJOS ESTA TARDE, LAS FORMAS DE LAS NUBES TRANSITORIAS, EL APACIBLE GESTO CON EL QUE LAS VIGILAS. TAN SOLO TÚ CONOCES LAS CALLES QUE PASEAS, EL PAISAJE QUE OFRECE TU VENTANA, LA SOMBRA QUE TU MANO PROYECTA SOBRE EL TRIGO, LA PULPA DE OTROS LABIOS EN TUS LABIOS. TAN SOLO TÚ CONOCES EL ASOMBRO QUE OTORGA LA EMOCIÓN A QUIEN DESCUBRE, QUE BRINDA LA RAZÓN A QUIEN ENCUENTRA. ESTA CONCIENCIA PROPIA, TAN ÍNTIMA Y PRECISA, POR SÍ SOLA ATESTIGUA TU PASO POR EL MUNDO.

domingo, diciembre 18

CESAR PAVESE


Tienes rostro de piedra esculpida

Tienes rostro de piedra esculpida,
sangre de tierra dura,
viniste del mar.
Todo lo acoges y escudriñas
y rechazas
como el mar. En el corazón
tienes silencio, tienes palabras
engullidas. Eres oscura.
para ti el alba es silencio.

Y eres como las voces
de la tierra -el choque
del cubo en el pozo,
la canción del fuego,
la caída de una manzana;
las palabras resignadas
y tenebrosas sobre los umbrales,
el grito del niño- las cosas
que nunca pasan.
Tú no cambias. Eres oscura.

Eres la bodega cerrada
con la tierra removida,
donde el niño entró
una vez, descalzo,
y que siempre recuerda.
Eres la habitación oscura
en la que se vuelve a pensar siempre,
como en el patio antiguo
donde nacía el alba.


sábado, septiembre 3

Lars Norén, poesía desde Suecia




http://www.vallejoandcompany.com/sobre-fragmentos-2015-de-lars-noren-bonus-track-21-fragmentos-en-bilingue/

noren

Sobre “Fragmentos” (2015), de Lars Nóren. [Bonus track] 21 fragmentos en bilingüe

Los presentes textos pertenecen al premiado libro Fragmentos (2015) del escritor sueco Lars Norén. Agradecemos al escritor y a sus agentes la posibilidad de difundir su trabajo para los lectores de habla hispana.

Copyright: ©Lars Natten Norén AB 

Sobre Fragmentos (2015),

de Lars Nóren

Lars Norén (1944), es hoy en día uno de los autores de teatro más conocidos y respetados de Suecia. Su obra teatral abarca decenas de títulos entre los que destacan, entre otras, La noche es la madre del día (Natten är dagens mor) y Caos es vecino de dios (Kaos är granne med gud) ambas de 1982, que le lanzaron a la fama. A su obra dramática añade también su ingente labor como director de escena, colaborando desde los años noventa con los teatros nacionales más importantes de Suecia y con instituciones internacionales como el Comédie-Française de París y el Det Norske Teatret en Oslo. Así mismo fue responsable artístico desde 1999 hasta 2007 de la sección ”RiksDrama” dentro del Teatro Nacional (Riksteatern) de Suecia y más tarde del Teatro Popular (Folkteatern) de Gotemburgo, desde 2009 hasta 2012, pasando después a ser asesor hasta 2014.

Sin embargo, su trabajo dentro del teatro ha hecho olvidar muchas veces que Norén también es un reconocido escritor de narrativa con novelas como Los apicultores (Biskötarna, 1970) y En el cielo subterráneo (I den underjodiska himlen, 1972) y que antes de ser conocido como dramaturgo desarrolló una importante obra poética sobre todo entre los años 60 y 70, ya que no volvió a publicar un libro de poemas después 1980, se podría decir que hasta 2015. En los sesenta su poesía se incluyó dentro de la llamada ”esquizoestética” (schizoestetik) con libros como Introducción n° 2 al Schizz (Inledning nr 2 till Schizz, 1965) o Estupor(Stupor, 1968), el estilo poético de esta época se dibuja como una explosión verbal donde el lenguaje se amontona y atrapa al lector en el discurso tanto como en su impacto visual, donde los textos van de la alucinación psicótica al tono social.

Más tarde, a esta etapa le seguirán, entre otros, libros como Diario (Dagbok) y Trabajos nocturnos (Nattarbete) los dos de 1976, más comedidos, donde el lenguaje se ha vuelto menos cuantioso y la poesía más personal sin perder los temas anteriores que le acompañaran en todas sus obras hasta hoy. Finalmente, Norén va a cerrar su trabajo en el campo de la poesía, hasta ese momento, en 1980, con el libro Corazón en el corazón (Hjärta i hjärta). Aunque ahora sabemos que ese silencio autoimpuesto a su obra poética se romperá más o menos unos treinta y seis años después, con la obra Polvo de cenizas (Stoft) que se publicará en 2016 y con la publicación un año antes del libro Fragmentos (Fragment) a caballo entre el aforismo y la poesía, del que encontrarán una selección de textos traducidos al español junto a esta nota.

Del libro Fragmentos (Fragment), del que, como dije, encontrarán algunos textos aquí, se hace necesario un apunte aparte para el lector que no lo haya tenido en sus manos, y es el de subrayar la importancia de su diseño. Fragmentos se presenta con una impresión hecha con tinta plateada sobre hojas de color gris oscuro sin paginar, con textos sin numeración o título ni punto final, donde las posiciones de las más de 500 piezas de la obra son alternas, jugando también con la página vacía, buscando así que el lector esté en relación no solo con lo escrito sino con el arte-facto, añadiendo ese otro nivel de lectura más allá del propio discurso textual. De hecho, esta relación entre los textos y su función como objeto artístico aparece ya antes de ser publicados, cuando se exponen unos sesenta ”fragmentos” en el museo de arte Moderna Museet de Estocolmo en 2013. Como añadidura en el presente año la obra fue premiada con el galardón El libro dorado (Den gyllene boken) otorgado anualmente por la asociación de arte y diseño editorial Svensk Bokkonst, al libro publicado el año anterior con el mejor diseño e idea artística. Por último, añadir que encontrarán aquí, junto a las traducciones, dos enlaces a la radio sueca en los que Lars Norén lee sus propios textos, para que puedan disfrutarlos en la voz del autor.

 

DSC0041

21 textos de Fragmentos (2015),

de Lars Norén

 

 

 

Salvamos

a personas

que no existen

 

*

 

Ningún juego sin el temor

de que lo real

se vuelva irreal

 

*

 

Cae nieve sobre mi infancia

 

*

 

De todos los muertos a los que he visto

al que recuerdo con mayor claridad es a mí mismo

 

*

 

La perfección ya existe

Solo es necesario llenarla

con toda la basura posible

 

*

 

Puedo hacerme a la idea de que mi vida acabará

pero no que no vaya a existir

 

*

 

Dios ni me ha traicionado ni ha existido

 

*

 

Eso que existe al desaparecer

 

*

 

Yo no soy el que soy

sino el que ha vuelto desde mí mismo

 

*

 

Se debería estar presente en la obra propia

de esa manera en que no queda rastro de uno mismo

 

*

 

Deja la luz

sobre la pequeña sombra

que eras

 

www.dalademokraten.se

 

*

 

El lenguaje es el precio que pagamos

 

*

 

Hacerse consiente del tiempo es desnudar la vida para la muerte

 

*

 

Fragmentos, faltó perfección

 

*

 

Qué se rinde primero

El tiempo o sus sombras

 

*

 

Sasha pregunta en la oscuridad

Quién era yo antes de nacer

 

*

 

Lo que no puedo perdonar debe perdonarse

 

*

 

Los monumentos conmemorativos más visitados se componen en gran medida de amnesia

 

*

 

Como si Dios se hubiese vestido

de ser humano, como himno

de la destrucción

 

*

 

Sino que el ser humano ama por encima de todo no lograr su objetivo

 

*

 

Lancé al aire las cenizas de mi madre

y quedaron allí, sin caer nunca

 

*(Estocolmo-Suecia, 1944). Narrador, poeta y dramaturgo de teatro, radio y TV. Responsable artístico del Teatro Nacional Sueco y del Teatro del Pueblo de Gotemburgo desde el 2009-2012. Ha publicado en poesía Syrener, snö (’Sirenas, nieve’, 1963), Hjärta i hjärta (’Corazón en corazón’, 1980); las novelas Biskötarna (’Los apicultores, 1970) y I den underjordiska himlen (’En el cielo suterráneo’); en dramaturgia Natten är dagens mor (’La noche es la madre del día’,1982) y Kaos är granne med gud (’Caos es vecino de Dios’, 1982); en diario En dramatikers dagbok (’El libro diario de un dramaturgo’, 2008).


martes, agosto 16

Celda Seis

Hicimos un pozo
y lo cavamos tan hondo
que supimos que las tinieblas
no estaban abajo
que las tinieblas estaban
con nosotros arriba
donde la luz
nos 
      cegaba.

(José Mª Millares Sall - Celda Seis, obra: Celdas. 
Foto: Pepa González Díaz)

domingo, junio 5

Músico y poeta, Domingo Corujo




Llegué hacia aquí 
Para vivir mi muerte
Lejos de aquel lugar
Donde murió mi vida.


Colgué un columpio firmemente 
De una nube
Y me columpié en él
Cuando se hundía el suelo.


Vigila que no venga 
A robarte las piernas
Quien anteriormente 
Te robó el camino.


Un día al fin me iré
Mucho más lejos
Para perderme
Al lado de mí mismo.

lunes, septiembre 30

SÓLO EL AIRE

 
 
Nada espero más que el aire
Un viento limpio y dorado
Brisa de sales, de negros minerales
Ligeros aromas a higueras y geriales

Nada pido
Nada espero más que el aire
Alisio luminoso encalado
Refresco bendecido de hojas de parras y morales
Amaneceres de rocíos, de silencios y mares

Nada ruego
Nada pido
Nada espero más que el aire
Caminar por este volcán dormido
Tierra sufrida, vereda seca agradecida 
A nubes de llanto fácil, nubes de plañideras
A las de blanco color puro
A las de gris negrura
Calor cautivo, tierra de costa herida

No, ya nada ruego, nada pido, nada espero
Más que el aire único de esta isla
de entre las aguas parida
Cicatriz de lava, cuna y morada
Sólo el aire de tus entrañas
 
Lanzarote, tierra amada
 
 
 
 

viernes, octubre 19

En medio de la luz inmensa

















El bosque amigo 
(Paul Valéry)

En las sendas pensamos cosas puras,
uno al lado del otro, fugitivos,
cogidos de la mano, y pensativos
en medio de las flores más oscuras.

Íbamos solos, como enamorados,
entre la verde noche del sendero,
compartiendo el fugaz fruto hechicero
del astro que aman los enajenados.

Después, muy lejos, en la sombra densa
de aquel íntimo bosque rumoroso,
morimos -solos- sobre el césped blando.

Y arriba, en medio de la luz inmensa,
¡oh, amigo del silencio más hermoso,
nos encontramos otra vez, llorando!


miércoles, agosto 1

Anna Ajmátova - Poesía






(Anna Andréievna Gorenko; Bolshoj, 1889 - Komarovo, 1966)
Poetisa rusa.

Fundó, junto a los poetas N. Gumiliov (con quien se casó en 1910) y Serguéi Gorodetsky, el movimiento poético ruso conocido como "acmeísmo"
que constituyó una reacción contra el misticismo decadente del simbolismo,
en favor de las imágenes concretas y la realidad inmediata.
De métrica conservadora, su concepción de la rima es enteramente clásica,
herencia directa de A. Pushkin, su gran maestro.
La poesía de Ajmátova es un perpetuo diálogo con la tradición poética en la que se inscribe
 Horacio, Dante, W. Shakespeare, A. Pushkin y
con sus contemporáneos:
O. Mandelshtam y T. S. Eliot.

Durante muchos años fue silenciada por el régimen soviético. Sus poemas se prohibieron y fue acusada de traición, luego deportada.
A su regreso a Leningrado, en 1944, produjo su obra más importante, "Requiem", publicada en 1963. En 1965 fue nombrada Doctor Honoris Causa por la Universidad de Oxford.



"El correr del tiempo", su última obra, es un balance de su trayectoria de 1910 a 1965.




Casi para un álbum




Al escuchar un trueno, me recordarás


pensando: ella añoraba las tormentas…


En el cielo la franja será escarlata ardiente


y abrasará el corazón, como antes.


Eso ocurrirá un día en Moscú


cuando abandone la ciudad para siempre


y retorne al anhelado hogar


dejando entre ustedes sólo mi sombra.





Primera advertencia



Qué nos importa al fin y al cabo


que todo se convierta en ceniza,


en cuantos precipicios canté


y en cuantos espejos viví.


Que no sea yo sueño ni consuelo


y mucho menos paraíso....


Tú me has inventado. No existe en el mundo




alguien así. No podría existir.


Ni los médicos curan ni los poetas alivian,


la sombra de un fantasma te perturba día y noche...


La noche sorda se erguía alrededor, como un muro.




¡Entonces mi voz te llamó!


¡Qué hice! Yo misma aún no lo entiendo.


Y tú llegaste a mí como una estrella conocida,


huyendo del trágico otoño,


hacia aquella casa desolada para siempre,


de donde salió una bandada de poemas incinerados





Estamos tan intoxicados uno del otro...



Estamos tan intoxicados uno del otro


Que de improviso podríamos naufragar,


Este paraíso incomparable


Podría convertirse en terrible afección.


Todo se ha aproximado al crimen


Dios nos ha de perdonar


A pesar de la paciencia infinita


Los caminos prohibidos se han cruzado.


Llevamos el paraíso como una cadena bendita


Miramos en él, como en un aljibe insondable,


Más profundo que los libros admirables


Que surgen de pronto y lo contienen todo.




Llegué a visitar al poeta
A Alexander Blok




Llegué a visitar al poeta


Exactamente al mediodía, un domingo.


En el cuarto espacioso reinaba el silencio


Afuera, en la calle, hacía frío.






Un sol agradable se paseaba


Sobre el tupido humo grisazul...


El poeta me miraba fijamente,


En silencio, como un gran anfitrión.






Es mejor ser cuidadosa


Y no mirar nunca a sus ojos;


Son ojos tan extraños


Que jamás se pueden olvidar.






No olvidaré ese encuentro


Aquel brumoso mediodía de domingo


A las orillas del Neva


En una casa grande y gris.






viernes, mayo 25

VISTIENDO UN AQUA-RETRATO



Me encanta que una imagen le grite a mi oído todas sus letras.
Me recreo cuando me observa de frente y se impone,
con desfachatez,
mostrando cada una de las sílabas que se me deberían clavar al mirarla.

Me entusiasma la creatividad de todo aquél que es capaz de transmitir
pura fuerza con sus retratos.

Y con el permiso de la amiga retratista Pilar Vázquez Rouco, de A Coruña,
reproduzco las líneas que sus gotas de agua decidieron regalarme luego de contemplarlas.
Para ella son, para ella fueron creadas.






Si entre tanta oscuridad

surgieras tú como de la nada,

sería mi vida


como una majestuosa y feliz correría,

como un torrente de alegría,

como una niña cubierta de galantería.



Si entre gotas y fríos

tú aparecieras regalándome las luces de la alborada

sería mi existencia


un derroche de risas en cascadas,

un caminar de jaranas desbocadas,

un ferial de cánticas cascabeladas.



Qué destellos y rumores de armonías,

qué florecer de dichosas algarabías,

cuánta felicidad y cuánta dicha bañada en dulces melodías.

pG

AUDIO:


miércoles, mayo 23

Invadiéndolo todo

Todo lo ocupas
Adonis soñado
Torso anhelado
Aroma almendrado

Todo lo inundas
Madera que templas
Sonrisa que embelesas
Caricias que refrescas

Todo lo abarcas
Versos de labios gozosos
Suspiros de aires amorosos
Abrazos de sentires golosos

Todo lo ocupas, todo lo invades.
 Todo.





jueves, enero 5

KULBIK CUBE KANGA

Urban dance, Poesía, Música, Ritmo que corre por las Venas.

Ocho minutos sin poder quitar mis ojos de la pantalla. Comparto esta muestra artística con origen en tierras catalanas.

Gracias Shir por este regalo matutino.




martes, mayo 31

Vistiendo con letras la foto de Sestayo.

Hace unos días, mi querido amigo el fabuloso fotógrafo gallego afincado en Lanzarote, Tomás Sestayo, pedía mi cooperación para adornar con letras una extraordinaria instantánea, una auténtica Obra de Arte - con mayúsculas - tomada en la playa de Famara en Lanzarote. Su única condición era que plasmara en pocas líneas la personal visión que tiene de este paraíso conejero. Y así me dijo:

- Si Lanzarote fuese un hogar, Famara sería ese salón acogedor y cómodo que invita a quedarte, a tomar asiento, a dejar pasar las horas rodeado de belleza.

La finalidad de esta petición era que le publicaran su fotografía en una conocida revista de Arte "NU2" y lo ha logrado. Felicidades Sestayo por tu logro y gracias por hacerme partícipe y compartir contigo la alegría.
Pepa Glez.





Sueño. Descalzos. Sueño



Arena fina y marea clara.


Límpidas aguas de una costa abrazada.


Montículos de eternidad que acompañan brumas.


Sueño. Baños. Sueño






Susurros de vida que se acercan y se alejan en danza.


Famara.


Donde las almas se hallan. Famara.


Recóndito paraíso de espumas y brisas.


Soplos de salitre. Recogimiento.


Famara. Salón de esta casa.






Cristalino Olimpo que amarras con garra.


Bella estancia, delicia que embarga.


Salón de ésta, su isla, su casa.


Sueño. Famara. Sueño y morada...




[Para ampliar imagen hacer click]



domingo, mayo 1

JULIOS EN PUNTARENAS




Yéndote dejaste grietas.

Marchándote creaste brumas.

Soltándote provocaste mermas.



¿Existirá algo más puro que este sentir punzante?




Sí, recordarte como esencia de una vida no vivida.

Como luz de una vela jamás encendida.

Como ligero hálito de una figura extinguida.




Resurge vida… o entiérrame junto a las ruinas de esta despedida.





Y repito una y otra vez estas líneas escritas después del último viaje a Puntarenas. No dejo de repasarlas y, con cada lectura silenciosa, el alma crea un nuevo nudo asfixiándome, haciéndose intensamente doliente.



Dobles vidas. Hablar de dobles vidas. Sólo el que las vive debería hablar sobre dobles vidas. Lo mismo da la forma en que uno diseñe sus días, de qué manera se logre subsistir o a qué se dediquen las horas diurnas o nocturnas. Para mentar las dobles vidas hay que vivirlas.



De regreso a casa la mirada se me ha quedado vacía, como en línea, carente de inicio y sin término. Desgastada y apolillada. Sin sentido. Y contemplo al pasaje del vuelo de retorno como en cámara lenta, descubriendo miradas como la mía: vacías. Rostros que no volveré a ver y de los que tampoco me acordaré mañana; olores que se me acercan y se apartan; voces cercanas y lejanas de desconocidos mientras me suenan por dentro esas líneas que escribí sollozando anoche. Y quedo inmóvil, como una figura esculpida en piedra, con ese pesar hiriente golpeándome con fuerza porque ya no te tengo. Ya nunca más te tengo.



Repaso como si fuera ayer la primera vez que te vi. Aquel momento en que tú me miraste y me encontraste, porque tu mirada me descubrió al mundo. Y siento escalofríos al pensar cuántos sentimientos se agolparon por dentro queriendo salir, de un solo golpe y a empujones, convirtiéndose en mi primer regalo para ti. Sé que puedes oírme. Siempre lo hiciste, aún en la distancia. Y confiada en que así es y ha sido durante largo tiempo te contestaré, una y mil veces, lo que tú ya sabes:


Yo soy suya, siempre y eternamente suya.

No me importó que confundieras. El pago de las copas y de la cena en el restaurante del hotel. La forma en que me tomaste con tanta confianza del brazo para llevarme contigo. El dinero en la mesa de noche junto a tu tarjeta invitándome a llamarte si alguna vez regresaba a Costa Rica. Ah! No me importó. Me extrañé al principio, después me provocó risa. Igual quise explicarte pero luego ya dio lo mismo. Comprendí que el encuentro lo había propiciado el destino y que favorecidos por la diosa fortuna debía tomarlo como lo que había sido, un bellísimo e intenso presente que con las horas se difuminaba y se transformaba en pretérito. Y lejos de tomarlo como un insulto reí con el equívoco, aceptando que quizás la manera en que me entregué sin miramientos, la pasión con la que te recibí en mi cama y el disfrute que compartimos, podían llevarte a ambigüedad. Jamás corregiría el error, no me importó.


Los siguientes cinco días los pasé recordándote, igual que lo haría una adolescente que en vano imagina escenas de novelas tiernas. Esperando que por azares de la vida, el perfume que habías coloreado sobre mi piel retornara. Y me marché de aquel país y de aquellas vacaciones organizadas para encontrarme a mí misma, hallándote.



¿De quién es usted? – preguntabas con ese extraordinario acento tuyo. Y yo contestaba extasiada intentando imitar la dulzura de aquel tono latino, sacándote una maravillosa sonrisa que embellecían aún más tu rostro y tu mirada: Suya. Por y para siempre suya. Perpetuamente e imperecederamente suya – dije la primera vez que lo preguntaste, igual que lo haría tantas otras veces.



Este vuelo de regreso es muy distinto a los anteriores. Fue una ida con vuelta letal. Estar aquí pero sintiéndome a tu lado, fuera de este momento y de este lugar. Hablándote, escuchándote. Porque si tú no estás yo no vivo; si tú no estás, yo no soy. Y ya no estás. Solamente queda una tristeza sorda y la carta, tu carta, la última y única misiva de tu puño y letra.



Enfermo - dijiste. Sentenciado. Más hacia allá que acá. Muriendo.

Y yo contigo, bien lo sabes tú. Antes tuya y viva. Ahora cadáver y más tuya que nunca.

Me querías – dijiste. Me esperabas – dijiste. Caducar conmigo – dijiste. Soñabas – dijiste.



Y no me diste la ocasión de decirte que yo también lo hacía contigo, siempre contigo. Desde el alba hasta el anochecer. Cada día, contigo. No supiste y no entendiste cada señal, cada vez que me entregué entre sábanas, cada noche que pasamos juntos. Algo dentro de mí se fundió contigo aquella primera vez. Tú y yo, para siempre. Tarde. Mucho tiempo esperando escucharlo y ahora era tarde. Ahora, soy y eres cadáver. Muerte y silencio con sabores a dolor, a penas. Once años y hoy en día, la más absoluta y nociva soledad. Once años cada julio, contigo, los dos, el sobre con dinero, tu tarjeta invitando a un futuro encuentro, nuestros ojos mirándose hacia dentro, leyéndonos. Esos ojos que me borraron el alma. Y no te corregí la equivocación. No quise cambiar el escenario de tan magnífica escena. Cada julio, una misiva confirmándote mi llegada. Cada principio de julio un único y vital encuentro, un universo concentrado en horas. En cada temporada estival la pasión se me inyectaba en venas, dándole a mi cuerpo suficiente aplomo como para esperar otro julio. Tú, mi doble vida. El que apareció por casualidad para tatuarme las dos caras de mi vida. Una real, otra perseguida.


¿De quién soy?

Suya. Suya. Suya. Únicamente suya. Cuerpo y alma. Alegría suya. Entrega suya. Infinitamente, invariablemente. En vida suya. Ahora, mortecina, suya.



PEPA GONZÁLEZ



Entrada destacada

Taller de Radio en colegio Sta. María de los Volcanes Nazaret.

La radio es vida, alegría, diversión y frescura.  Hoy hice el programa "La Maresía" por la mañana con el director de la radio Tías...