Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como relatos breves pepa glez

¡Algún día!

Imagen
Alicia hubiese preferido ser médico pero su rechazo visceral a la sangre, hizo que dejara atrás sus sueños de combatir dolencias ajenas para entregarse en cuerpo y alma a la agencia de publicidad levantada y financiada por su padre. Contabilidades y papeleos. Idas y venidas de fotógrafos, diseñadores gráficos, comerciales, publicistas especialistas en todo y en nada, relaciones públicas, maquilladores, sopla gaitas y chupópteros. Todo lo que jamás pensó tener alrededor porque, de entre las cosas que más podían gustarle de su profesión frustrada, era la posibilidad real y palpable de tratar con órganos humanos y no con su género. Cuestión de gustos. El tema "relaciones sociales" era su asignatura pendiente. ¡Algún día! – se decía. ¡Algún día!


Rosa soñaba todavía con aquella casita de madera, entre verdes arboledas y manantiales, que visualizó en un documental cuando apenas contaba diez años. Las flores, el verdor, la luz que se filtraba entre las copas de los árboles, el por…

Más relatos cortos made in Pepa

Más relatos cortos made in Pepa


CASORIO Y MORTAJA........“Casorio y mortaja del cielo bajan”, frase materna que conseguía desquiciarme.Siempre dije que cuando el hombre de mi vida llegara le daría una buena bofetada por haberlo hecho tan tarde, pero en realidad lo decía por hablar. ¿Cómo iba a abofetearlo si anhelaba su llegada desde siempre?. Tenía claro que no iba a quedarme para vestir santos. No sé bien porque, pero lo sabía. Recuerdo que oí en una película británica como un amigo le preguntaba a otro: ¿Cómo puedes estar tan seguro de que aparecerá la mujer que compartirá el resto de su vida contigo?, ¿y si no apareciera jamás? Y el joven le contestaba seguro y tajante: - Eso es imposible, tiene que venir y vendrá. Cualquier día de éstos, lo sé-.A mí me ocurría lo mismo. Yo lo sabía. Tenía que venir alguien que no englobara la lista de adonis que desea a los quince años, alguien más real y menos fotográfico. Alguien encantador y culto. Un hombre que me apreciara y me halagara con …

IMAGINANDO VIDAS AJENAS.

Imagen
· 19:10 hrs. Cualquier día de la semana. En mi coche, con el niño dormido, camino a casa. Hace cinco años que el pueblo de Uga me acogió como vecina. Un quinquenio realizando el mismo trayecto desde la costa, en donde gasto las horas del día, hasta el verde valle a pie de volcán. Justo a esa hora, pasados diez minutos de las siete de la tarde, tomo una curva junto a una vivienda de encalado blanco, con un gran muro de piedra que cierra un jardín exuberante lleno de vegetación autóctona. Una sombra masculina deambula de un lado a otro de la terraza y, la luz de la vivienda se filtra desde la puerta del salón hacia el exterior. Jamás he visto su mano pero he imaginado mil veces que el motivo de su paseo nocturno es la llamada de la nicotina. Cada día me parece escuchar el aviso, mitad queja mitad reprimenda, de una esposa cansada de colillas y ceniceros, quien le conmina a fumar fuera. Incluso los días en que hay ventisca, o en aquellos otros en que la humedad cala los huesos, aquel es…

CAMINANDO POR EL PARAÍSO

Imagen
Ayer paseé por mi Olimpo particular. Ayer miré de frente a la felicidad, entre notas musicales de pájaros salvajes y el susurro de la brisa. Ayer tuve el privilegio de sentarme en medio del silencio para que todos mis sentidos se desplegaran sin cortapisas.
A veces, mi Lanzarote tiene eso. Una peculiar forma de trasladarte, en un solo minuto, desde el aturdimiento de la urbe a la dicha del Edén.
Me adentré por un camino de tierra y ceniza volcánica hacia la Geria, un paisaje de cultivo único porque, sólo existe en la isla más oriental de las Canarias, este plantío a pie de cráter. Cerramientos de piedra volcánica en formas de luna para ahuyentar al viento constante de los alisios y defender cultivos. Pequeñas piedras de olivinas verdes que destellan con los rayos del sol, una luz de astro que se esconde por momentos entre nubarrones de blanco matiz. Superficies de rofe negro en donde se filtra el agua de las lluvias y el rocío de las noches para alimentar uvas, higos, limones, tunos, gu…

SIN CAMBIOS

Imagen
Hace unos días comenté a un buen amigo que no soy partidaria de los cambios cuando las cosas están bien. Quizás sea de esas personas que prefieren acomodarse a una buena rutina sin esperar que grandes acontecimientos revolucionen mi vida, otorgándole un sentido diferente al que tienen. No soy tampoco demasiado aficionada a modas ni a las revoluciones, sean del tipo que sean. Cuando se siente la vida desde el prisma de la felicidad en pequeñas dosis, no se mantiene uno a la expectativa. Si no se espera nada, nada habrá que reprochar. Este es otro dicho que últimamente me entregaron como un regalo y que se ha instalado en mí, para hacerme sentir muchísimo mejor que antes. Tal si fuera una de las piedras que forman la estructura de esas antiguas iglesias románicas o de aquellas de las murallas de cualquier ciudad del Medievo, lo que se ha creado con sólidos y estables cimientos perdura en el tiempo para dar su utilidad innata. Al igual que las buenas composiciones musicales, sea cual s…